Ciudad Jardín Lomas del Palomar

1949-1957

Rolf (Wolf) Loesch-Loeser, arquitecto

*  28 de noviembre de 1918 en Berlín

† 19 de octubre de 1983 en Buenos Aires.

Escrito entre 1981 y 1982, traducción T. Loesch

Introducción

Los destinos vitales de una gran parte de la humanidad, cambiantes y difíciles, como en nuestra era de la tecnología o en la incipiente era atómica, son tan múltiples que el destino de una sola persona parece carecer de importancia. Casi todos los individuos podrían escribir una novela de la vida que tiene pocos modelos en la crueldad del destino y la aventura.

También he experimentado la transitoriedad de todas las cosas terrenales de forma tan impresionante que apenas me parecía sensato poner por escrito algo que pronto podría quedar reducido a un átomo y sin interés para nadie.

Y, sin embargo, me impulsa a tener algún día una visión general de lo que podría llamarse la vida de un hombre en el siglo XX.

Sólo se convirtió en un destino de su propia impronta en el momento en que una decisión independiente en el momento adecuado decidió entre la muerte y la vida.


Así que un día de octubre de 1949, el Sr. Boehnke de Palomar apareció con un Sr. Parra y el Sr. Behrend para reunirse conmigo y yo devolví la visita a la ciudad jardín de Palomar para hacerme una idea de mi posible nuevo campo de actividad.

A finales de noviembre llegué a un acuerdo con el Sr. Parra, que era el director general de la sociedad de construcción F.I.N.C.A., para iniciar un periodo de prueba de tres meses como asistente técnico de la dirección.

El 15.12.1949 comencé mi nuevo trabajo bajo la dirección del “Subgerente” con Ernesto Boehnke, quien me guio de tal manera que superé fácilmente las primeras dificultades.

También me dio alojamiento durante las primeras semanas en su casa de la ciudad jardín. Vivía allí con su mujer, sin hijos. El Sr. Boehnke era un berlinés de Wedding (un barrio obrero del norte de Berlín) y muy ambicioso. Como me di cuenta más tarde, intentó utilizar mis habilidades para servir a sus objetivos, pero por el momento fue muy útil.

La ciudad jardín de Lomas del Palomar fue la creación de un astuto especulador inmobiliario de Colonia, en el Rin, que fue secretario de un representante de los intereses alemanes en Argentina, el Dr. Wernicke y logró inspirarlo para que se involucrara en el Palomar con una compra parcial de terreno. Mediante una hábil y precisa operación, el Dr. Erich Zeyen consiguió convertirse en el principal propietario de las distintas fundaciones de la empresa. Había aprendido su oficio a finales de los años 20 en Berlín, donde se produjo un boom de la construcción en 1929, pero luego se hundió con la crisis económica mundial.

El terreno previsto abarcaba unas 135 ha y está situado entre las estaciones de ferrocarril de Palomar y Martín Coronado y el Colegio Militar.

En 1913, el previsor estanciero Pereyra Iraola hizo que un arquitecto de jardines francés realizara allí una plantación de árboles de estilo geométrico francés, que entretanto había alcanzado una belleza poco común en Argentina.

Dos medidas hicieron posible la realización de un proyecto urbanístico único en Argentina: la financiación a través de un sistema de ahorro de fondos para la construcción, que posteriormente fue sustituido por el Banco Hipotecario Nacional, y una ley provincial especial que hizo posible una urbanización no prevista en el código de edificación habitual. En primer lugar, esto significaba un trazado de calle libre y una anchura de calle limitada a 10 metros con una zona libre de tres metros más para cada línea de edificación. Esto sentó las bases para el desarrollo de la ciudad jardín.

Los primeros pasos se dieron en 1941 y en los años anteriores sólo se produjo un desarrollo periférico bastante limitado.

Las dos sociedades de crédito a la construcción, A.R.C.A. y F.I.N.C.A., acababan de ser intervenidas por el Banco Central en el marco de las nacionalizaciones generales y F.I.N.C.A. solicitaba créditos a la construcción al Banco Hipotecario. La parte urbanística y arquitectónica de la ciudad jardín había sido diseñada en sus inicios por un arquitecto de Silesia, Behrend, con, sin embargo, pocas realizaciones en el escaso estilo de Alemania del Este, luego por el decano de la Facultad de Arquitectura de Rosario arquitecto Oscar Mongsfeld en el primer distrito comercial, así como los chalets con cierta categoría en las partes adyacentes del sitio en un estilo romántico – pintoresco de tinte europeo.

La plantación dada por el arquitecto francés se respetó en gran medida como calles arboladas, y todo un distrito ajardinado recibió el nombre de los árboles que se encontraban en las respectivas calles: Los Ceibos, Jacarandás, Tipas, Paraísos, etc. La construcción estuvo en manos del arquitecto Juan Behrendt, que era amigo del Dr. Zeyen y había estado allí desde el principio.

Cuando llegué, se habían construido unas 250 casas y la parte norte acababa de empezar.

Mi primer trabajo fue examinar los daños estructurales que se habían encontrado y elaborar propuestas para su eliminación. Se trataba esencialmente de grietas en la mampostería, algunas de las cuales habían alcanzado proporciones considerables y provocaban constantes quejas que perjudicaban a la empresa en el banco hipotecario. Trabajé en muchas docenas de casos, sobre los que preparé informes detallados.

Al principio tuve considerables dificultades con el idioma, que pronto superé bajo la dirección de Boehnke, que consiguió que escribiera el informe en español desde el principio en lugar de traducirlo del alemán, como había intentado hacer.

Había media docena de jefes de obra en la empresa que no veían con buenos ojos mi trabajo y que además me veían como un rival. Boehnke fue un táctico muy útil para mí. Primero exigí un informe de todos ellos sobre su opinión, a lo que, por supuesto se resistieron al principio, pero luego cedieron por orden del jefe, el Dr. Zeyen, lo que significaba que los había liquidado por el momento.

Entonces me puse a hacer investigaciones técnicas para llegar al fondo del problema. En particular, examiné muestras de suelo y realicé pruebas de carga, que arrojaron luz sobre el problema y me permitieron hacer sugerencias constructivas, que pronto dieron resultado. Sin embargo, el principal problema pronto resultó ser la chapuza general y también el trabajo fraudulento de varios contratistas.

Entretanto, habían pasado los tres meses de prueba y creía que mi salario de prueba de 1.000 pesos, aunque no estaba mal, no era acorde con mi rendimiento. Como no había noticias de la dirección, me quedé en casa después de los tres meses para esperar que las cosas sucedieran.

Mientras tanto, había alquilado una habitación con una familia alemana cerca de la oficina de la empresa, donde me sentía bastante cómodo.

Ya al tercer día me pidieron que viera al director, que me preguntó asombrado por qué había dejado de trabajar.

Tuve que recordarle nuestro acuerdo por escrito, después de tres meses el periodo de prueba expiraba automáticamente; y como no había recibido ninguna otra solicitud de la dirección, buscaría otro trabajo. “Pero no me refería a eso”, fue su respuesta, a la que yo contesté que tampoco estaba dispuesto a seguir trabajando con el mismo sueldo. A “¿cuánto quieres ganar?”, respondí con 1.500 pesos, que también me fueron concedidos inmediatamente.

Durante los siguientes 8 años que trabajé en las empresas de F.I.N.C.A., tuve que luchar cada vez por un ajuste salarial, que nunca se me concedió voluntariamente, a pesar de mis reconocidos logros. Aun así, no me fue mal en el proceso, ya que posteriormente obtuve ventajas adicionales.

De marzo a junio continué con mis investigaciones e informes, y después de prácticamente medio año fui nombrado jefe de la oficina técnica donde se realizaba el trabajo arquitectónico esencial. Al principio, bajo la dirección y supervisión del arquitecto Juan Behrend, con quien rápidamente me hice amigo y con quien siempre me llevé muy bien. Al mismo tiempo, era el confidente técnico de Zeyen, el jefe de la empresa.

Cuando me hice cargo del despacho, lo dirigía un arquitecto italiano al que se le había quedado pequeño su trabajo. Tenía 21 delineantes y personal y aun así no podía mantener el ritmo de trabajo, ni siquiera con horas extras y trabajo nocturno. Sin embargo, la preparación y tramitación de los documentos de construcción para el Banco Hipotecario Nacional y el Ayuntamiento no fue más que una tarea de organización. Era el sector norte 8a, con unas 80 casas individuales. En pocas semanas había cambiado la división del trabajo y me las arreglaba con 6 delineantes. Había contratado el trabajo mecánico. Esto me dio tiempo para trabajar en futuros proyectos. Durante este tiempo, trabajé en mis primeros proyectos de construcción de viviendas, que se pusieron en marcha inmediatamente. Al principio, por supuesto, no podía negar mi escuela de construcción alemana.

El primer proyecto, un chalet en la esquina de la Avenida Wernicke y Franco, fue una casa con un tejado a dos aguas ampliado, lo que ya indica al diseñador. Luego vinieron otros diseños de casas, así como varios monumentos a los aviadores, en cuyo honor se nombraron muchas calles, como “Aviador Koehl“, que se inauguró en presencia del embajador alemán.

Durante este tiempo, naturalmente, tuve mucho contacto con mis colegas que participaban en la gestión de la construcción.

Con un pequeño pago inicial de 10.000 pesos, conseguí un chalé de tres habitaciones con garaje de la empresa en el número 600 de la calle Los Paraísos en condiciones favorables de amortización y una hipoteca de larga duración del Banco Hipotecario Nacional, Mi salario, por supuesto, aún no era tal que pudiéramos pensar en amueblarlo completamente, pero con ayuda externa nos las arreglamos lo suficiente para que fuera cómodo. También me lancé a la jardinería con entusiasmo, ya que la parcela tenía unos 500 m2 (la casa 130 m2).

En la ciudad jardín del Palomar (Ciudad Jardín Lomas del Palomar), se desarrollaron otros sectores en los años siguientes, principalmente el sector norte, que completó el entramado edificatorio y dejó libre el centro del terreno de 130 ha, aumentando así su valor. En total, diseñé y trabajé en unas 250 viviendas familiares en este sector. También diseñé otros dos proyectos significativos, uno, la urbanización del “Bajo de Caseros”, que no se llevó a cabo porque no pudimos llegar a un acuerdo con el propietario, la administración ferroviaria. El otro, el centro comercial en la parte norte de la Ciudad Jardín en la Plaza Almirante Plate, se realizó en 1952. El plan original, más modesto, que era un ala de una sola planta, se amplió pronto y luego se construyó con 3 plantas. Más tarde, seguí satisfecho con este proyecto, aunque tuve que impulsarlo contra la resistencia de la dirección y los proveedores, para quienes era demasiado generoso y caro. Aunque las ventas fueron un poco lentas al principio, los pisos pronto estuvieron entre las propiedades más solicitadas, ya que eran de construcción cómoda y no demasiado pequeña. Para apoyar la venta, había amueblado completamente un piso con muebles especialmente diseñados, que pronto encontraron compradores interesados una vez terminada la campaña de venta. Una mesa de platos Christall todavía está en nuestra posesión y a través de un desvío a través de la familia Trurnit también todavía poseemos una cama de esta colección.

Con especial dedicación, también diseñé una “fuente madre” para la plaza, cuya escultura fue realizada por un artista argentino. Esta fuente llevaba mucho tiempo en mi imaginación y fue una afortunada coincidencia que pudiera realizarla. Su imagen romántica deriva inequívocamente de la tradición alemana de las fuentes de las pequeñas ciudades medievales alemanas.

El principal problema de diseño de casi todos los proyectos arquitectónicos es la dificultad de diseñar lo que es materialmente realizable o quedarse en el papel.

Construir lo más barato posible ha sido el lema constante.

Por supuesto, es posible construir progresivamente con medios sencillos, pero en una empresa puramente comercial uno suele estar expuesto a la presión de las circunstancias, lo que a veces deja poco tiempo para trabajar y pulir a fondo los proyectos.

También encontré un estilo romántico, influenciado por el arquitecto Mongsfeld, que en cierto modo se ajustaba a mi formación y actitud, y que no me resultó difícil respetar para mantener la unidad en el estilo arquitectónico de la ciudad jardín.

Un cambio requirió un proyecto para la urbanización de la plaza principal “Plaza de los Aviadores”, donde la tarea preveía edificios monumentales de hasta 14 pisos de altura.

Para este proyecto de dimensiones inusuales, cuatro arquitectos, todos de origen alemán, unieron sus fuerzas: 0. Mongsfeld, J. Behrend, F, Sekt y W. Loeser. La Sociedad de Hecho “A.F.A.”, Arquitectos F.I.N.C.A. Asociados, que formamos, celebró un contrato con una de las empresas de Ciudad jardín para la elaboración del proyecto. También conseguimos la colaboración de tres jóvenes arquitectos de Rosario, que Mongsfeld, que había sido decano de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Rosario, trajo consigo.

De este proyecto de urbanización, sólo se ejecutaron los dos edificios de entrada a la plaza, porque luego se agotaron los recursos financieros. El equipo ha trabajado de forma muy armoniosa y estoy bastante satisfecho con mi contribución al diseño de este proyecto. La tarea obligó a una ruptura estilística. Sin embargo, hicimos todo lo posible para conservar la impresión general.

Fue también en esta época (1953) cuando surgió el proyecto de construcción de las avenidas principales. El prototipo de un bloque de apartamentos de tres plantas se construyó por triplicado en la Avenida G. Wernicke. En esta ocasión, desarrollé tanto un concepto arquitectónico como unos métodos de construcción novedosos. Este proyecto fue desarrollado por mí solo y ejecutado en colaboración con el arquitecto Behrend. Lamentablemente, el proyecto se interrumpió por falta de fondos y sólo se continuó en los años setenta con una forma modificada y densidad de construcción por parte de una empresa constructora recién creada.

Sin embargo, la culminación de mi trabajo en Palomar fue, sin duda, la preparación, la planificación del proyecto y la ejecución del sector que aún hoy se conoce con el nombre de la empresa ejecutora “LODELPA”. El proyecto se inició en 1954 con las gestiones para la adquisición de los terrenos a la familia Herreras Vegas y la definición de las posibilidades de construcción bajo las circunstancias de la vivienda social, que acababa de ampliarse bajo el nombre de “Plan Eva Perón”.

Con cada nueva expansión de la ciudad jardín, los terrenos se habían revalorizado de forma natural, y además Palomar se había convertido en un suburbio cercano debido a la expansión del Gran Buenos Aires. Nuestro problema, por tanto, era construir viviendas unifamiliares baratas con jardín propio, ya que el valor del suelo era cada vez más problemático.

Después de que la Ley de Bloqueo de Alquileres paralizara la construcción de viviendas privadas, en 1953 se creó la Ley de Condominios, que abrió nuevas posibilidades para la construcción de viviendas en la ciudad.


El punto culminante de mi actividad profesional en Palomar fue la planificación y realización del proyecto del sector que aún hoy se conoce como LODELPA.

Aquí también se realizó un nuevo concepto. El aumento del valor de las parcelas y la limitación de las viviendas sociales del plan “Eva Perón” del Banco Hipotecario Nacional, que financió el proyecto, llevaron a una solución hasta entonces novedosa, la construcción de dos viviendas unifamiliares en una parcela de unos 200 m2, que luego se vendieron en “propiedad horizontal” (a excepción de las parcelas de esquina y el centro comercial).

El proyecto correspondiente (2 por 7m = 14m por 20 = 280 m2 de parcela y 140 m2 cada uno) de casa unifamiliar con unos 52 m2 de superficie habitable (7 por 7,3m2) y dos dormitorios fue desarrollado en tres variantes y aceptado por el Plan Eva Perón como tipo T 503 I, II y III y construido muchos miles de veces no sólo en Palomar sino en todo el país.

La aceptación de mi proyecto estaba ligada a la entrega de 12 casas a los empleados del banco hipotecario, en una fecha concreta, para la entrega oficial.

La empresa LODELPA S.C. por Acciones acababa de constituirse y la adquisición de los terrenos se había completado, por lo que sólo tenía 10 semanas hasta la fecha fijada, en un terreno en el que todavía pastaban las vacas y una empresa que sólo estaba formada por tres propietarios y tres gerentes. Para colmo de males, se eligieron 12 casas que estaban en medio del plan de desarrollo y no permitían un desarrollo orgánico.

Se procedió de inmediato a la contratación de empleados y contratistas y la construcción se inició de inmediato.

¡Fueron 10 semanas de batalla! Desde principios de agosto hasta el 18.10.1954. Tuve que cambiar rápidamente a personas contratadas hasta varias veces. Esto implicó no sólo la construcción de las 12 casas, sino también todo lo que la acompañó: carretera de hormigón, aceras, tuberías de alcantarillado y agua potable, vallas y puertas de jardín, árboles de la calle y líneas de luz.

Por si fuera poco, había ideado algunas innovaciones en ingeniería que debían desarrollarse primero, como cimientos especiales y vigas de hormigón para el tejado y mucho más.

El desarrollo de este trabajo se registra semanalmente en fotos. Para poder cumplir el plazo inamovible, algunos de los trabajos tuvieron que realizarse por la noche con luz artificial. Para que la gente cansada de la obra se moviera, yo iba detrás de ellos como el diablo y así me gané el apodo de “El Tigre”.

En cualquier caso, cumplí con lo que me había propuesto y el 18 de octubre tuvo lugar la entrega de las 12 casas a sus propietarios, en presencia del presidente del banco hipotecario y otros dignatarios del municipio de San Martín.

Para mi orgullo particular, con un césped bien cuidado que había sido sembrado durante el periodo de construcción, crecido y cortado el día anterior.

A continuación, la construcción del millar de viviendas de este sector siguió su curso según lo previsto, después de que se me entregara un diploma por la “Hazaña” de las 12 viviendas, en presencia de los dignatarios y del público. El resto del plan de construcción, como he dicho unas mil casas, se completó en aproximadamente un año y se entregó a sus propietarios. Esto incluía mi nueva casa en el 560 de Matienzo.

Había elegido una parcela aceptable de 480 m2 en la carretera de conexión entre la estación de Palomar y Martín Coronado y me diseñé una casa compacta de 120 m2 de superficie con todas las comodidades. La construcción de esta casa fue paralela a las demás actividades de construcción de esta sección de la Ciudad Jardín. Pude mudarme a ella a finales de 1955.

De vuelta a Palomar, continué mi trabajo en Lodelpa. Diseñé un nuevo sector que se extendía hasta la estación Pablo Podestá y completé los edificios adicionales del antiguo sector, como los edificios de esquina de dos plantas y el centro de negocios. El trabajo se desarrolló según el programa y estuvo bien organizado. A veces tenía más de 100 subcontratistas, 16 supervisores de obra y otro personal de apoyo. Mi trabajo principal era la supervisión y la contabilidad. Sólo tenía unos pocos empleados de apoyo en la oficina. Un técnico para controlar los costes, otro para atender al público y un recadero para hacer de enlace con los capataces de la obra. Dos veces al día hacía mis rondas de inspección en el jeep de la empresa y me desenvolvía bastante bien, sin prisas ni horas extras.

Cuando había dificultades, era sólo cuando el dinero pagado por el banco hipotecario se enajenaba en parte para otros fines y no era suficiente para pagar a los contratistas, cuando yo tenía que mediar para que el trabajo pudiera continuar normalmente, con lo que, por supuesto, entraba a menudo en conflicto con la dirección de la empresa.

En septiembre de 1956, el gobierno peronista había sido derrocado y se produjo un cambio económico que afectó a nuestro negocio. El propietario de nuestra empresa había mantenido relaciones amistosas con altos funcionarios del gobierno y había utilizado estas conexiones para conseguir financiación para la construcción. Esto ya es cosa del pasado, y no se recurre a los fondos propios ni a otros capitales externos. Así que el propietario de la empresa decidió marcharse con sus ganancias y pasar sus últimos días en Viena con comodidad.

A través de diversas manipulaciones dentro del grupo empresarial, la actividad de construcción se distribuyó de tal manera que el propietario de la empresa permaneció en posesión de los terrenos, que habían adquirido un gran valor gracias a la actividad de construcción; y dejó la actividad de construcción real en manos de otros copropietarios y empleados, lo que finalmente provocó graves problemas.

Todavía había participado en varios diseños y también había desarrollado nuevos métodos de construcción. La primera en asociación con un grupo de arquitectos que elaboraron proyectos para el grupo de empresas bajo el nombre de A.F.A .(Arquitectos Finca Asociados). La sociedad arquitectónica estaba formada por 4 arquitectos (0. Mongsfeld, J. Behrend, F. Sekt y W. Loeser) y tres arquitectos como colaboradores.

El proyecto principal era el plan de desarrollo de la plaza principal (Plaza de los Aviadores) con edificios de hasta 14 pisos (dos de ellos ejecutados), así como el centro verde de la ciudad jardín en dos etapas: 1. desarrollo periférico de las tres avenidas principales y 2. el centro propiamente dicho. El principal problema era, como de costumbre, distribuir el aumento de valor de las parcelas entre las unidades residenciales de tal manera que los costes de venta se mantuvieran dentro de unos límites factibles, lo que habría llevado a construir alturas de hasta 30 pisos y no habría dejado mucho del Gartenstadt.

Inicié la urbanización de la avenida principal “Germán Wernicke” con dos bloques de apartamentos de tres plantas hasta que la actividad de construcción se paralizó.

Lo novedoso para aquella época era un esqueleto modular de hormigón armado en encofrado metálico, que se rellenaba con losas y elementos prefabricados de hormigón. Todo esto tuvo que ser desarrollado y ejecutado primero.

La planta también era inusual. La parte trasera del bloque se desplazó media planta para ahorrar espacio inútil al tener las entradas planas en el hueco de la escalera, lo que también permitió que en la planta baja hubiera media superficie de uso común (lavandería y almacenes, así como incineración de residuos).

La continuación de todo el proyecto de desarrollo no se abordó de nuevo hasta muchos años después, y entonces se modificó de tal manera que no quedó mucho de la idea original.

A finales de 1957, comenzó a surgir una nueva era. La falta de financiación estatal para la construcción de nuestras viviendas hizo que nos pareciera sensato convertir nuestra organización en una empresa de construcción normal y buscar también propiedades en la zona de la ciudad. Después de que el propietario original de la empresa se retirara, se decidió dividir la gestión de la empresa entre los 5 ejecutivos, de los cuales yo era uno. Sin embargo, el traspaso de la participación se retrasó tanto que me di cuenta de que no me esperaba mucho en el futuro. Como prueba, exigí el traslado del jeep de la empresa, lo que fue rechazado por el director principal y provocó que anunciara mi salida de la empresa.


En enero de 1958 dejé la empresa Lodelpa S.C.A. porque no veía más futuro para mí allí. Había llegado al tope de mis posibilidades y tampoco veía más posibilidades futuras en Palomar.

Para mí fueron memorables las palabras de despedida que intercambiamos el “director principal”, el Sr. Parra, y yo. “Loeser, Ud. es un hombre trabajador y capaz y va a progresar en su futura vida, pero le aconsejo quedarse solo, sin socios, por su carácter, en lo que probablemente tenía razón, como resultó después.

También acerté en mi respuesta: “Sr. Parra, que Ud. es un hombre capaz y hábil en la administración, lo ha demostrado durante años en esta firma, pero le aconsejo buscarse un hombre productivo, si no, no va a ninguna parte”. En realidad, Parra pudo vivir de la sustancia y de las deudas con la dirección de su empresa durante algunos años más, pero apenas logró ningún rendimiento productivo. Al final, él mismo tuvo que vender su lujosa casa y conformarse con un piso de dos habitaciones, y murió no hace mucho tiempo viejo, pero pobre y abandonado.

Uno de los períodos más productivos de mi vida llegó a su fin. En ocho años, participé de forma significativa en el diseño y la realización de la ciudad jardín PALOMAR. En ocasiones, tampoco faltaron los reconocimientos, por ejemplo, el urbanista, arquitecto De la Paolera me entregó su propia insignia del Día Internacional del Urbanismo. Dentro del grupo de empresas: FINCA, COA, LODELPA, pertenecí al grupo de gestión y, sobre todo, aprendí tanto durante este tiempo que pude realizar una actividad independiente. Urbanista -la ciudad jardín de Palomar sigue siendo considerada una de las soluciones ejemplares de ciudad satélite en Sudamérica-, arquitecto -diseñé más de 3.500 viviendas, un centro comercial (Plaza Almirante Plate) y edificios de gran altura-, jefe de obra -como Director General de Obras supervisé la construcción de unas 1.500 viviendas, en parte en un tiempo récord (en LODELPA 1.000 viviendas en un año aproximadamente) y con métodos constructivos perfeccionados, que han demostrado ser hasta hoy sin ningún daño estructural.

Mi trabajo inicial como asistente técnico de la dirección, cuando examinaba las causas de los daños estructurales y realizaba investigaciones exhaustivas, se convirtió en la base de mis actividades empresariales en años posteriores en la empresa que fundé, PREPAN, cuando, tras desarrollar productos de tecnología plástica, los fabricaba y comercializaba para reparar daños estructurales.

Palomar fue la primera gran etapa productiva y creativa para mí en Argentina, que determinó el resto de mi vida, ya que allí senté las bases de mi futura vida familiar.

Mi salida de la empresa LODELPA fue un paso que se basó únicamente en el hecho de que no quería quedarme parado y seguía esperando mucho para el futuro. No había falta de confianza en mis capacidades, pero mis fuentes económicas eran casi nulas. Tenía un excelente sueldo en Palomar, con el que podía vivir muy cómodamente. El único capital que tenía era una casa, que valía una cantidad considerable, y unos ahorros de 3.000 pesos.